Como Trabalhamos

Historia y Estructura

A principios de los 90s, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) surgió como un importante foro para la defensa de los derechos humanos en las Américas. La jurisprudencia evolucionaba constantemente como resultado de  las resoluciones y los fallos emitidos por la Comisión y la Corte. Sin embargo, ambos  sistemas normativos enfrentaban grandes desafíos, ya que las organizaciones y las personas defensoras de derechos humanos que trabajaban en la región carecían de los conocimientos y la capacidad técnica necesaria para aprovechar al máximo el potencial del sistema.

En respuesta a esta situación, en 1991 un grupo de destacadas personas defensoras de derechos humanos de las Américas se reunieron en Caracas con la intención de crear una organización regional que, mediante la aplicación del derecho internacional de los derechos humanos y el uso de los órganos del Sistema Interamericano,  se dedicaría a luchar por la justicia, la libertad y la dignidad de  los y las habitantes de todos los países del hemisferio. De esta reunión nació el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).

En sus primeros años, CEJIL se centró principalmente en la protección de derechos civiles y políticos, con la mayoría de sus casos basados en los derechos a la vida, la integridad física, el debido proceso y la libertad de expresión. Más tarde, en respuesta a las nuevas necesidades, el CEJIL amplió el espectro de su trabajo, dedicando una mayor atención a los derechos económicos, sociales y culturales y a los derechos colectivos de los grupos vulnerables, incluidos los pueblos indígenas, las mujeres, los niños y las personas defensoras de derechos humanos.

Por 30 años, CEJIL ha aprovechado al máximo las transiciones democráticas y  el fin de las guerras civiles para avanzar en la protección de los derechos humanos a través de la incidencia y el litigio estratégico. Además, ha tenido la oportunidad de negociar acuerdos amistosos en casos que han hecho contribuciones importantes a la aplicación de políticas públicas basadas en los derechos humanos. Asimismo, CEJIL ha asumido la tarea de supervisar la aplicación de las decisiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) a fin de asegurar que las víctimas que representa sean debidamente indemnizadas, que se haga justicia y que se apliquen los cambios estructurales prometidos. Hoy en día, CEJIL es una organización no gubernamental sin fines de lucro que trabaja con cerca de 400 defensores y organizaciones de derechos humanos, más de 27.798 víctimas y beneficiarios de medidas de protección en más de 217 asuntos. CEJIL lleva la mayor carga de casos de cualquier organización individual ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. CEJIL además cuenta con estatus consultivo ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y las Naciones Unidas, y con estatus de observador ante la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos

Nuestras cuatro oficinas albergan los siguientes programas:

Bolivia y el Cono Sur: Buenos Aires, Argentina

Brasil: Río de Janeiro, Brasil

América Central y México: San José, Costa Rica

Región Andina, Estados Unidos y el Caribe: Washington D.C., Estados Unidos

Además de los programas subregionales, algunas oficinas también tienen responsabilidades institucionales y estratégicas específicas. Nuestra oficina en Buenos Aires lleva a cabo algunas de las actividades de gestión del conocimiento en coordinación con las oficinas de Costa Rica y Washington D.C., así como nuestro programa de Derechos Digitales y la campaña GQUAL. Nuestra oficina de Washington, D.C. incluye nuestro equipo de liderazgo: Nuestra Dirección Ejecutiva, de Finanzas y Operaciones y de Comunicaciones. Finalmente, la oficina de Washington, D.C. dirige nuestras actividades de abogacía ante la OEA, la CIDH y otros actores clave en coordinación con la oficina de Costa Rica, que dirige nuestras actividades de abogacía ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.


CEJIL implementa una serie de estrategias combinadas con el fin de promover cambios sustentables y de largo plazo, que garanticen la no repetición de violaciones endémicas de derechos y promuevan el desarrollo humano de las y los titulares de derecho. Entre las estrategias más utilizadas y efectivas se destacan la incidencia política, el trabajo con medios de comunicación, el litigio estratégico frente a tribunales internacionales (principalmente, el SIDH), la formación de redes y comunidades de incidencia, la gestión del conocimiento y la construcción de puentes entre los espacios de participación locales, regionales e internacionales.

En CEJIL trabajamos para:

  • Reducir la desigualdad y la exclusión y garantizar el acceso de poblaciones históricamente discriminadas en el ejercicio de los derechos de manera individual o colectiva;
  • Garantizar el acceso a la justicia y a la obtención de reparaciones transformadoras para víctimas de violencia estructural y graves violaciones de derechos humanos;
  • Abogar por el fortalecimiento de las democracias incorporando las voces de la sociedad civil, las personas defensoras de los derechos humanos y otros actores sociales clave;
  • Fortalecer la gobernanza internacional de derechos humanos, poniendo énfasis en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.
  • Apoyar el desarrollo de sociedades plurales y abiertas, a través de la generación de alianzas, redes, y comunidades de conocimiento y acción.

Descarga de los siguientes hipervínculos nuestros reportes bianuales para conocer más acerca de nuestro trabajo

Mapa de impacto PREGUNTAS FRECUENTES Contacto